Al final, ¿por qué necesitamos dormir?

Ocupamos un tercio del tiempo de nuestras vidas durmiendo. Existen diversas teorías del porqué sentimos la necesidad de dormir. Sin entrar exclusivamente en una explicación racional del asunto, algo que es indiscutible son las consecuencias de la negligencia en el cuidado con el sueño que va desde la cantidad del sueño (mucho o poco) y la calidad de ello.

Comúnmente, se dice que el sueño es una ausencia de conducta, pero en realidad es un periodo de inactividad con umbrales aumentados a la activación de los estímulos externos.

Las teorías de la recuperación sugieren que el estar despierto interrumpe la estabilidad interna del cuerpo, conocida como homeostasis.

Así también, si observamos las funciones normales del cuerpo, vemos que el dormir corresponde a una actividad esencial del reloj biológico (ritmo circadiano), lo que se observa, por ejemplo, en que la producción de melatonina (hormona del sueño) se realiza de manera natural durante la noche, no ocurriendo lo mismo durante el día.

Es indiscutible el hecho de que la privación del sueño produce malhumor e irritabilidad. El sueño es fundamental para mejorar la calidad de vida y existe una estrecha interrelación entre los procesos de sueño y el estado general de salud física y psicológica de una persona, e incluso, muchas afecciones médicas pueden ser tratadas con el simple hecho de mejorar la calidad del sueño.

Es por ello que hablamos de calidad y no de cantidad de sueño pues no todas las personas necesitan de las 8 horas de sueño para una total recuperación.

Estas son las características de un sueño de calidad:

  • Al acostarse, se logra conciliar el sueño en pocos minutos;
  • Se duerme toda la noche sin despertarse (ni para orinar o tomar água);
  • Se despierta a la mañana con las energías repuestas;
  • Se observa que no hubo agitación nocturna durante el sueño (pesadillas, o moverse demasiado en la cama).

Estas observaciones acerca del sueño permiten la seguridad de que se haya completado todas las fases del sueño, pues solo así el cuerpo es capaz de recuperarse de los desgastes del día.

Las fases del sueño:

El acto de dormir se compone de una serie de ciclos de sueño que suelen durar entre 90 y 110 minutos, y éstos se repiten varias veces durante la noche. Cada ciclo se compone a su vez de varias fases. Hay que tener en cuenta que al despertarse en medio de la noche, volvemos a la primera fase y al primer ciclo del sueño, no pudiendo tener un descanso total y la homeostasis completa, generando diversas clases de problemas.

Las fases del sueño son: 

1° fase: Ocurre cuando cerramos los ojos y nos vamos quedando dormidos. Nada más hacerlo, entramos en la fase 1 del sueño. Este momento es fácilmente interrumpible, y aparece también cuando acabamos un ciclo y empezamos otro. Un aumento en la duración de esta fase (que suele ser de más o menos 6-7 minutos) implica un sueño nocturno fragmentado.

2° fase: La persona se va quedando profundamente dormida. Esta fase es la más larga, la persona sigue atendiendo a estímulos externos, como ruiditos o luces, pero que no son lo suficientemente fuertes como para despertar al dormido. El umbral del despertar se eleva, esto es, es más difícil despertarlo.

3° fase: La siguiente fase dura menos tiempo y es el sueño más profundo de todos, cuando acaba, el ciclo vuelve a empezar con la fase 1 (y así será durante toda la noche).

  • A partir de ahora, una vez pasado el primer ciclo del sueño, la fase 1 se acompaña de movimientos rápidos de los ojos (cuyas siglas son REM en inglés); de una pérdida de tono o actividad muscular; y de otros eventos como una actividad cerebral (consumo de oxígeno, conexiones neuronales, etc.) que se asemeja a la actividad de muchas áreas cuando estamos despiertos; aumento del pulso; alteraciones respiratorias, etc.

Los sueños se producen durante el llamado sueño REM, y a pesar del interés que han suscitado a lo largo de la historia, su función tampoco está muy clara. Desde una perspectiva biológica, se sabe que durante la fase REM muchos circuitos cerebrales se activan y producen señales neuronales que llegan a la corteza produciendo información al azar. Esto ha hecho pensar que los sueños son producto del intento de la corteza de dar sentido a la información aleatoria que le llega.

No obstante, debido a la observación de que los niños, en comparación con los adultos, presentan una elevada proporción de sueño REM, se ha propuesto que éste está relacionado con el desarrollo cerebral y con el aprendizaje.

Propiedades del sueño nREM y REM
nREMREM
Actividades autónomas
Tasa cardíacaLeve disminuciónVariable con salvas rápidas
RespiraciónLeve disminuciónVariable con salvas rápidas
TermorregulaciónMantenidaAlterada
Temperatura encefálicaDisminuidaAumentada
Flujo sanguíneo cerebralReducidoElevado
Sistema muscular esquelético
Tono muscularProgresivamente reducidoEliminado
Reflejo rotulianoNormalSuprimido
Sacudidas fásicasReducidasIncrementadas
Movimientos ocularesInfrecuentes, lentos, no conjugadosRápidos, conjugados
Estado cognitivoPensamientos vagosSueños vívidos, bien organizados
Secreción hormonal
Secreción de hormona del crecimientoElevadaBaja
Tasas de descarga neural
Corteza cerebralReducida en muchas células, fásica en la mayoríaTasas de descarga incrementadas; actividad tónica
Potenciales evocados
Potenciales sensorialesAmpliosReducidos

Como hemos visto, dormir es algo muy importante para nuestro bienestar y los trastornos del sueño aparte de alterar nuestro nivel físico pueden llegar a afectar a nuestro comportamiento psicológico (nos pueden producir irritabilidad, ansiedad, fatiga, etc.).

Referencias:

Enríquez, S. (2003). El psicólogo en casa. Editorial Libsa.
Guerrero, J. M., Carrillo-Vico, A., & Lardone, P. J. (2007). La melatonina. Investigación y ciencia, 373, 30-38.
Miró, E., Lozano, M. D. C. C., & Casal, G. B. (2005). Sueño y calidad de vida. Revista colombiana de psicología, (14), 11-27.
Rosenzweig, M. R. y Leiman, A. L. (2004). Psicología fisiológica. Segunda edición. Barcelona, España: McGraw-Hill.

1 comentario en “Al final, ¿por qué necesitamos dormir?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *